Respecto al sistema de venta de los aceites esenciales de Young Living (2/4)

A este respecto es dónde he podido leer más posts negativos, especialmente por el hecho de que este sistema encarece en demasía el producto. Veréis, estoy dispuesta a admitir que sí, que algo más caro sí es, pero no mucho más de lo que crees.

– En Estados Unidos sí existen muchísimas marcas de aceites esenciales de grado terapéutico. Algunos de los blogs que renegaban del sistema de ventas de Young Living o de su principal MLM competidora, terminaban recomendando aceites esenciales de otras casas, casas que aparentemente no se dedicaban al MLM. En primer lugar no me creo que estas personas no estén cobrando comisión por recomendar, y más cuando algunas de estas webs y blogs tienen miles, millones de seguidores. Tal vez su comisión sea mucho menor, pero cobran sí o sí, sin duda alguna. Porque es lo mismo que pasa en España, con otras marcas y casas que no se dedican al MLM. Todos cobran, y quien diga lo contrario os está mintiendo. En segundo lugar, comparando precios entre marcas que no son MLM y Young Living, a veces estamos hablando de una diferencia de unos pocos dólares, dos o tres, lo que al cambio sería entre 1,5  o 2,5 euros. Es decir poco más de lo que cuesta un refresco en el bar. Cuando un aceite es caro de producir, es caro en Estados Unidos, en Europa y en Kuala Lumpur. Comparando incluso los aceites esenciales más caros disponibles en algunas marcas españolas, podemos estar hablando de una diferencia de 10 euros. Si puedes “permitirte” un aceite de marca española, puedes permitirte también Young Living sin dudarlo, porque sus prestaciones son infinitamente mayores.  En estas comparaciones, por supuesto, no tengo en cuenta marcas cuyos precios son exageradamente bajos o son iguales para aceites más baratos (como los cítricos) y otros más costosos (como las resinas o las flores). De lo que se vende en tiendas multiprecios, ni hablamos, porque eso de aceite esencial tiene lo mismo que yo de árbol.

– El sistema multinivel se confunde a menudo con una estafa piramidal. En un negocio piramidal te dicen que inviertas tu dinero y que al cabo de un tiempo obtendrás equis beneficios por esa inversión. Generalmente no hay producto, no te dan nada a cambio por tu dinero. Y entonces, buscas a más personas que hagan lo mismo, que inviertan su dinero sin recibir nada a cambio, con la sola promesa de obtener unos beneficios por esa inversión de dinero. En un negocio multinivel como Young Living siempre, siempre tiene que haber un producto que se vende, un producto real. Tú ganas comisiones por las personas que lo compran y por todas las personas que tienes en tu equipo que se dedican a lo mismo que tú y ganas comisiones por sus ventas. Si lo piensas es como cualquier otro negocio normal y corriente, solo que aquí la comisión se la gana directamente el distribuidor, porque no hay intermediarios ni publicidad (esto suele hacerlo el distribuidor, con su trabajo de asesoramiento).

– El sistema multinivel se basa en compartir el producto. A nadie nos gusta que nos vendan cosas, pero eso es lo que hacemos todos los días. Cuando alguien te recomienda un libro, una película, incluso un medicamento (“oye, pues para la tos de mi niño esto me ha ido de fábula”), estás haciendo o recibiendo marketing. La diferencia es que no cobras por recomendar. La web está llena de blogs que recomiendan y que cobran por recomendar. Desde el minuto cero con Young Living sabes que funciona así y que cobramos comisiones por ello. Forma parte de nuestro trabajo y no hay ninguna vergüenza en ello. La ventaja es que tú también puedes formar parte de Young Living, sin pagar cuotas, y hasta la fecha todos y cada uno de mis clientes (que no se dedican al negocio) han acabado recomendando en mayor o menor medida a Young Living. Porque cuando algo te funciona, te gusta o te parece maravilloso lo compartes de una forma natural. Y no nos vamos a engañar, solemos creernos más la recomendación de un vecino o un amigo que cualquier recomendación que provenga de un extraño. Gente a la que yo no conocía de nada han comprado los aceites porque se los habían recomendado mis clientes, no porque yo les hubiera llamado a la puerta. Así funcionamos todos, no es ningún secreto.

– La mayoría de la gente no tiene ni idea de usar un aceite esencial. Es por esto que el sistema multinivel me parece imprescindible. Cuando tú compras un medicamento o cualquier producto en un herbolario, parafarmacia o comercio similar, sólo compras el producto y poco más. Es posible que dejes de usarlo por desconocimiento, porque te caduca o porque no acabas de confiar. Cuando tú compras un kit en Young Living, sabes que vas a recibir asesoramiento para aprender a usar tus aceites, a tu ritmo y sin presión de ningún tipo. Tienes la opción de ingresar en grupos de whatsapp o Facebook, donde las asesoras compartimos nuestros conocimientos. Si no estás recibiendo este asesoramiento, entonces es el momento de cambiar de asesora. Cuando una persona, distribuidora o asesora sea lo que sea, está cobrando comisiones por un producto que tú has comprado, es su obligación enseñarte y acompañarte. Y si no sabe, te dirá qué persona (normalmente una upline) puede hacerlo mientras ella aprende también (no todos los distribuidores son asesores en aromaterapia, pero creedme que la experiencia y el conocimiento es un grado que se va adquiriendo con el tiempo).

– No soy médico, eso lo tengo muy claro. Pero sí soy asesora en aromaterapia. He invertido tiempo y dinero en clases, en libros, en cursos, en muchas cosas con tal de saber cada día más y mejor en aromaterapia. Young Living ofrece formaciones constantemente, y además pertenecemos a un grupo donde las formaciones son la tónica (muchos clientes vienen a nosotros sólo por eso), pero muchas de nosotras no nos limitamos a los conocimientos del grupo: invertimos tiempo y dinero en formaciones de otros grupos, casas, marcas, escuelas y temáticas. Aprender es bueno, y cada asesora tiene su manera de hacer. Dado que asesoramos, dedicamos buena parte de nuestro tiempo libre y tiempo que correspondería al ocio y a la familia para aprender, para acompañar, para formar. Es justo que si yo invierto mi tiempo, pueda recibir comisiones a cambio. Y esto sin tener en cuenta que atendemos de la misma manera a clientes que sólo van a comprar un kit en su vida como a aquellos que hacen enormes pedidos cada mes. Incluso invertimos tiempo y dinero en compartir nuestra información con gente que no conocemos de nada, damos charlas allí donde nos piden, porque compartir es fundamental. Y además porque si de verdad te dedicas al negocio y quieres subir rangos, no te queda de otra que moverte y compartir todo lo que puedas. Creednos, al principio nuestra inversión no compensa las comisiones que recibimos, pero seguimos compartiendo porque no hay mejor premio que ayudar a las personas a mejorar su salud y su bienestar y, además ganar algún dinerito extra. Tiempo al tiempo.

– Si quisiéramos ganar dinero de verdad no ofreceríamos el kit de inicio con el mismo precio de distribuidor al que lo compramos nosotras. Es más, mientras redacto este post me estoy planteando si no debería cobrar los aceites a su precio real de cliente, y ganar así ese 24% de comisión. Pero dado que Young Living aún no cobra ninguna cuota por ser distribuidor, no te obliga a hacer el negocio y puedes obtener muchas más ventajas siendo distribuidor, preferimos inscribir a las personas como distribuidoras antes que como clientes. Perdemos dinero, pero somos más felices de poder llegar a más hogares. Cuando las asesoras hacemos ofertas (a menudo porque también queremos alcanzar nuestros objetivos, objetivos que nos marcamos nosotras mismas y no Young Living), ten en cuenta que nos estamos quitando dinero de nuestras propias comisiones, y eso a sabiendas de que tú ya puedes acceder a la compra de un kit con el mismo precio al que lo compraríamos nosotras. Por eso, la próxima vez que pidas un descuento o una oferta a tu distribuidora de referencia, piénsatelo dos veces. Somos generosas, sí, pero tampoco tontas. Creemos en Young Living, creemos en el producto, te regalamos nuestros conocimientos sin que tengas que desembolsar ni un solo euro por cada consulta que nos haces (y creednos que al principio son numerosas por las dudas y la inexperiencia) pero también queremos alcanzar objetivos y, por supuesto, ganar comisiones.

–  Dado que no cobramos por nuestro asesoramiento, ten en cuenta que tampoco vamos a regalarte todos nuestros conocimientos. Muchas distribuidoras y asesoras invertimos sin recibir a cambio; estamos acostumbradas a que nos pidan información porque las distribuidoras de Young Living somos muy amables y encantadoras (eso me lo han dicho de verdad personas que no forman parte de Young Living, os lo prometo). Por eso no te extrañe si a veces pedimos alguna aportación a una clase: puede ser simplemente para costear el precio de un desplazamiento o de un sorteo de algún aceite, etc. Ten en cuenta también que preparar una clase (tanto presencial como online) requiere muchas horas de preparación, como también son muchas horas preparar una ficha como las nuestras. Explicar con cuidado y de forma sintética a quien nunca ha usado aceites (o incluso a quien sí los usa) requiere de tiempo y mucha experiencia. También necesitamos comprar material, herramientas de trabajo, por tanto es importante tener comisiones para poder seguir creciendo. Incluso tener una web cuesta dinero y, creedme, no nos lo regalan. A menudo clientas de otras marcas vienen a nosotras por el asesoramiento. Quieren usar su marca pero quieren también nuestro asesoramiento. Verás, si tú has elegido una marca, ve a esa marca y que te asesore. Sé que algunas marcas te envían un librito igual que nosotras mandamos información a nuestras clientas y damos acceso a nuestras bases de datos; pero sabemos que esto al principio es demasiada información y el cliente necesita una ayuda más personalizada, que resuelva sus miles de dudas. Pues bien, atente a ello. Asesoramiento gratis personalizado las 24 horas, 365 días al año, por 188€, es una ganga, casi una grosería. Pero insisto, nuestra filosofía se basa en ayudar, en acompañar; eso es lo que de verdad nos mueve, y no simplemente el ganar dinero. Pero hasta cierto punto.

– Mucha gente me conoce de hace tiempo y no sabe que empecé en esto como un hobby para mejorar mi salud y mi bienestar, y también el de toda mi familia. Poco a poco fui aprendiendo, porque no hay nada mejor que querer saber más cuando algo te apasiona tanto y te está ayudando tanto. Es más, quienes me conocen bien saben que digo que cuando más aprendo, menos pienso que sé. Y Young Living ofrece una oportunidad de negocio a la medida y esfuerzo de cada cual. Cada cliente supone un trabajo de acompañamiento, a menudo emocional. Ya he dicho que no soy médico, pero sí hemos ayudado a muchas personas en su viaje de autoconocimiento. Al final, muchas de mis clientas se convierten en buenas amigas, y eso que algunas no las conocía de nada. Y las quiero a todas, porque cada nueva consulta es también un nuevo reto. ¿Sigues pensando que te parece mal que cobre comisiones por ello?

 

Sígueme leyendo por aquí:
Introducción
1. Respecto a los aceites esenciales de Young Living
2. Respecto al sistema de venta de los aceites esenciales de Young Living
3. Respecto al uso de los aceites esenciales de Young Living
4. Respecto a todo lo demás

Categorías Aceites, Negocio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close